Ferretería online a los mejores precio

Tipos de radiadores eléctricos para calentarte más al mejor precio

286 0
Comparte!

Tipos de radiadores eléctricos

Un radiador es ese aparato vital para todos aquellos que vivimos en los climas templados o fríos, pues gracias a él conseguimos mantener nuestros hogares cálidos en ese momento que la temperatura del invierno nos hostiga con mayor fuerza.

El comienzo de los radiadores estuvo marcado por tuberías de agua caliente, vapor y enormes hornos de gas, pero en la actualidad la electricidad ha demostrado ser una opción más eficiente y cómoda.

Cuando en el presente año Europa anuncia su eminente paso a ser un continente plenamente eléctrico y con cero consumo de combustibles fósiles, los radiadores eléctricos han mostrado su valía para suplir las antiguas funciones de sus parientes de gas. Por si fuera poco, los más modernos están pensados para reducir el consumo eléctrico y su versatilidad permite instalarlos sin necesidad de realizar grandes remodelaciones en la casa.

Las diferentes variantes

Hay varios tipos de radiadores eléctricos a los que puedes acceder en el mercado. Entre ellos se encuentran los radiadores secos, los de aceite o de emisión termoeléctrica, los de cuarzo, las placas radiantes, los convectores forzados y los acumuladores de calor.

Radiadores eléctricos secos

Los radiadores eléctricos secos son aquellos que a partir de una resistencia conectada a un metal, casi siempre aluminio, emiten el calor resultante al medio ambiente.

Radiadores de aceite o de emisión termoeléctrica

Conocidos también como de Calor Azul, los emisores termoeléctricos o de aceite, calientan esta sustancia y es esta quien irradia el calor.

Radiadores de cuarzo y placas radiante

Los de cuarzo y las placas radiantes utilizan infrarrojos para generar calor y son llamados de Calor 3D o de Calor Verde.

Radiadores convectores

Por otro lado, los convectores forzados no son más que radiadores que incorporan un ventilador gracias al cual se propagan el aire caliente por la habitación. En tanto los acumuladores de calor se caracterizan por almacenar temperatura durante horarios de poco consumo eléctrico y luego transmitirla según la necesidad del usuario.

tipos de radiadores eléctricos

Haz clic sobre la imagen para ver el producto

tipos de radiadores eléctricos

Haz clic sobre la imagen para ver el producto

tipos de radiadores electricos

Haz clic sobre la imagen para ver el producto

Haz clic sobre la imagen para ver el producto

Haz clic sobre la imagen para ver el producto

Haz clic sobre la imagen para ver el producto

ESTUFA DE CUARZO CON RUEDAS

Haz clic sobre la imagen para ver el producto

Haz clic sobre la imagen para ver el producto

Haz clic sobre la imagen para ver el producto

¿Dónde utilizar mejor los tipos de radiadores eléctricos?

A pesar de su gran variedad de modelos, los radiadores eléctricos no han conseguido aún suplantar a sus ancestros de gas. Esto se debe a que algunos piensan que no llegan a calentar del todo las habitaciones más espaciosas y que solo sirven para lugares pequeños y estrechos como pasillos y baños.

Lo cierto que todo depende de la versatilidad y la imaginación que pongas en su distribución por la casa y el uso que le des a cada modelo; aquí te van algunos consejos.

Los radiadores perfectos para una instalación completa son los de fluido, o de aceite, ya que aunque demoran un poco en calentar del todo las habitaciones, la inercia de la temperatura del fluido permite que el calor dure más tiempo luego de apagarlos.

También son recomendables los radiadores cerámicos o acumuladores de calor, ya que son los que mayor tiempo pueden mantener una temperatura específica, estando su trabajo valorado para lapsos de más de 8 horas.

En contrapartida, los radiadores secos son ideales para los servicios sanitarios porque se calientan muy rápido, pero solo abarcan un pequeño radio de acción.

Los convectores se hacen imprescindibles en los pasillos, cuartos de huéspedes y entradas, lugares de paso donde el aire será recirculado y calentado con eficiencia.

 

Electricidad contra gas, desventajas

En un clima templado, donde pocos años hay grandes picos de temperaturas bajas, los radiadores eléctricos ganan terreno frente a las costosas instalaciones y arreglos que devienen de los típicos modelos de gas. Sin embargo, no todo son virtudes y el principal punto negativo de estos aparatos sigue siendo su consumo eléctrico, ya que la electricidad hasta ahora continúa siendo más cara que el gas.

Pero el futuro no es negativo para esta tecnología, puesto que se espera la llegada y masificación de nuevas formas de obtener energía eléctrica más barata y entonces tu hogar no se verá afectado por de estos aditamentos.

Por el momento, el sistema de calefacción de gas sigue siendo el óptimo para lugares más amplios y grandes instalaciones.

Igualmente te recomendamos ver el consumo de los radiadores eléctricos antes de decidir cuál es el que vas a comprar.

Ventajas de los radiadores eléctricos en casa

Una de las mayores ventajas que poseen los radiadores eléctricos es su versatilidad y movilidad. Sus diferentes tipos los hacen fáciles de adaptar a diversas circunstancias y hay que señalar que muchos son móviles, siendo posible ubicarlos y desplazarlos por toda la casa sin problema alguno. También es muy sencillo almacenarlos luego del invierno y recuperar así el espacio perdido durante esa temporada.

Otra virtud de los modelos eléctricos es que tienen la facultad de regular su temperatura. De esa forma es más cómodo conseguir el nivel deseado por el usuario, el cual recomendamos no excedas de los 21 grados. Finalmente, te recordamos que estos radiadores acumulan calor durante momentos claves del día ahorrando así su consumo energético.


Comparte!

Deja un comentario